Basura espacial: la NASA revela impactantes imágenes del caos en el espacio

Basura espacial: la NASA revela impactantes imágenes del caos en el espacio

El problema creciente de la basura espacial

Desde el lanzamiento del primer Sputnik, los humanos han enviado una gran cantidad de objetos al espacio, pero no todos han regresado a la Tierra. Como resultado, la órbita terrestre está ahora llena de millones de objetos inútiles: satélites en desuso, partes de cohetes y otros desechos espaciales. Esta acumulación de basura espacial representa un peligro significativo para las misiones espaciales y las comunicaciones aquí en la Tierra. Incluso un pequeño tornillo suelto podría causar una colisión catastrófica con un satélite en funcionamiento.

La solución de la NASA

Para abordar este problema, la NASA ha otorgado un contrato de $850,000 a la empresa aeroespacial TransAstra para desarrollar una bolsa inflable capaz de capturar la basura espacial y reciclarla en órbita. Esta bolsa, llamada “Mini Bee Capture Bag”, se enviará al espacio junto con una nave espacial llamada “Worker Bee”. Una vez en la misma órbita que un objeto de basura espacial, la bolsa se inflará y atrapará el objeto, que luego podrá ser transportado y almacenado en una estación espacial no tripulada.

Beneficios y posibilidades futuras

El objetivo de esta iniciativa es convertir la basura espacial en un recurso útil. Una vez que la bolsa haya capturado varios objetos, la nave espacial Worker Bee los llevará a una estación espacial donde robots podrán reparar o reutilizar estos objetos. Según un estudio conjunto de TransAstra y ThinkOrbital, esta estrategia reduciría el tiempo necesario para eliminar los desechos en un 40% y sería 6 veces más económica que lanzarlos individualmente a la atmósfera terrestre para que se quemen.

El futuro de la limpieza espacial

Si TransAstra logra demostrar con éxito la efectividad de la bolsa de captura en la Tierra, el proyecto pasará a su fase 3, en la cual la empresa comercializará su tecnología para que la NASA y otras agencias espaciales puedan contratarlos como recolectores de basura espacial. Esto no solo contribuiría a limpiar la órbita terrestre, sino que también abriría nuevas posibilidades para la fabricación y construcción en el espacio.

En conclusión, la basura espacial es un problema creciente que amenaza nuestras misiones espaciales y las comunicaciones en la Tierra. La NASA está tomando medidas para abordar este desafío mediante la creación de una bolsa inflable capaz de capturar y reciclar la basura espacial. Si tiene éxito, esta tecnología podría revolucionar la forma en que manejamos los desechos en el espacio y abrir nuevas oportunidades para la exploración espacial y la industria.

Publicaciones Similares