Descubre cómo la inteligencia de las aves se relaciona con la resolución de problemas y la capacidad craneal

Descubre cómo la inteligencia de las aves se relaciona con la resolución de problemas y la capacidad craneal

Las aves demuestran habilidades cognitivas sorprendentes

Desde hace algún tiempo, se ha descubierto que las aves son capaces de realizar tareas cognitivas complejas, lo cual desafía el estereotipo de que son criaturas con cerebros pequeños. Algunas de estas habilidades incluyen el uso de herramientas y el aprendizaje vocal. Sin embargo, aún se desconoce cómo estas habilidades están relacionadas entre sí y si existe una conexión con la capacidad de resolver problemas.

Un estudio revela la relación entre el aprendizaje vocal y la resolución de problemas

Recientemente, un estudio masivo llevado a cabo por el biólogo Jean-Nicolas Audet de la Universidad Rockefeller de la ciudad de Nueva York y su equipo, ha arrojado luz sobre esta cuestión. Analizando a más de 200 aves de 23 especies diferentes, descubrieron que existe una conexión entre el aprendizaje vocal y al menos una habilidad cognitiva avanzada: la resolución de problemas.

La complejidad vocal se relaciona con la capacidad de resolver problemas

Para comparar las especies, Audet y su equipo desarrollaron una forma novedosa de medir la complejidad vocal de las aves. Analizaron cuántas canciones y llamadas podían aprender, si podían aprender vocalizaciones a lo largo de toda su vida o solo durante un período de desarrollo determinado, y si podían imitar a otras especies de aves. Luego, diseñaron pruebas cognitivas adaptadas a cada ave para evaluar su capacidad de resolución de problemas, aprendizaje y autocontrol.

La inteligencia de las aves y el tamaño del cerebro

Los resultados del estudio mostraron que la capacidad de resolver problemas está fuertemente asociada con el aprendizaje vocal más complejo en las aves. Cuanto más avanzada es la habilidad de aprendizaje vocal, más desarrolladas son las habilidades de resolución de problemas. Además, se encontró una correlación entre la capacidad vocal y el tamaño relativo del cerebro en relación al tamaño del cuerpo. Esto sugiere que un cerebro más grande es necesario para sobresalir tanto en el aprendizaje vocal como en la resolución de problemas.

Implicaciones para la evolución del lenguaje humano

Este descubrimiento tiene implicaciones importantes para nuestra comprensión de cómo evolucionó el lenguaje humano. Los investigadores esperan ahora identificar los genes subyacentes a estas habilidades vinculadas. Esto podría proporcionar información sobre los genes relacionados con la resolución de problemas y el aprendizaje vocal, que también podrían estar involucrados en estos comportamientos en los seres humanos.

En resumen, este estudio demuestra que las aves con habilidades vocales más complejas también son mejores solucionando problemas. La relación entre la inteligencia de las aves, el aprendizaje vocal y el tamaño del cerebro ofrece nuevas perspectivas sobre la evolución de la cognición en las aves y posiblemente en los seres humanos.

Publicaciones Similares